Fútbol

Benzema sofoca la llama oscense en un pobre Bernabéu (3-2)

  • Un tanto postrero del francés Karim Benzema solventa otro discreto partido de los blancos y evita que un combativo Huesca puntúe en el Bernabéu

Ya no es noticia que el Real Madrid acostumbre a jugar con fuego en cada partido. Lo volvió a hacer el conjunto blanco este domingo en un Santiago Bernabéu que acabó salvando de la quema a su equipo gracias, en gran medida, al siempre servicial y oportunísimo ‘bombero’ blanco, Karim Benzema.

Ni el tranquilizador regreso de Zinedine Zidane al banquillo merengue parece suficiente aliciente para ilusionar a un coliseo madridista que, contando ya las jornadas que restan para concluir esta aciaga temporada, registró la peor entrada del año (49.269) ante la SD Huesca. Con la versión menos rutilante y la insólita titularidad de Luca Zidane y Brahim Díaz, el Real Madrid sufrió más de la cuenta para doblegar (3-2) a un cuadro oscense que propuso una lucha de igual a igual de la que regresó, una vez más, sin recompensa.

Y eso que ni siquiera se habían cumplido los cinco primeros minutos de encuentro cuando un error grosero de Nacho en la banda brindaba el primer tanto al colista. Chimy Ávila robaba la cartera al central blanco y servía un gran balón al punto de penalti para que el ‘Cucho’ Hernández abriese el marcador a placer.

El trabajo y la ilusión mueven casi tantas montañas como la fe, como así hicieron sentir al grito de “sí se puede” los casi 3000 aficionados visitantes desplazados al Bernabéu. Un gol tempranero e inesperado que el Real Madrid quiso replicar de inmediato para calmar las aguas del por momentos abatido templo madrileño.

El atrevido conjunto aragonés planteó un partido muy serio en su primera visita al Santiago Bernabéu

Con algo más de oficio que de fútbol, el Madrid comenzó a carburar. Odriozola asumió galones en el ataque local generando dos claras ocasiones que Benzema no aprovechó frente a la meta contraria antes del primer cuarto de hora. Contestaban con credenciales y argumentos los de Zidane a la atrevida apuesta del conjunto azulgrana que, como en El Alcoraz (0-1), jugó abrazado al esfuerzo colectivo en su histórica primera visita a Chamartín.

Y fruto de la insistencia, los blancos acabaron por encontrar premio. El reaparecido Brahim, quien volvía a vestirse de corto 73 días después, combinaba con Benzema para que el galo obligase a la estirada de Santamaría. El ex del City recogía el rechace del meta y regalaba el empate a un Isco que, toda vez olvidado su ostracismo, veía portería por segunda jornada consecutiva.

El viento parecía soplar a favor del Real Madrid en busca de la remontada, aunque los de Francisco -que cumplía su segundo encuentro de sanción- no le perdieron la cara al choque y, conocedores de la exigencia del guion, pudieron asestar otro estoque al filo del descanso con un zurdazo desde la frontal de Ávila que se marchó alto.

Apostó Zidane por un once menos reconocible, con Luca y Brahim, para acabar quemando sus naves

Fue tras la reanudación cuando los locales, a falta de inspiración, sacaron el máximo partido a su calidad. Bale hacía gala de su exterior, Benzema cabeceaba con toda la intención y Ceballos remachaba el segundo con un remate forzado en boca de gol que se antojaba vital para apaciguar los ánimos y traer la serenidad.

Una paciencia que el público madridista ha agotado con el atacante galés tras errar inexplicablemente la sentencia. La manida ley del fútbol entró de inmediato en escena: si perdonas, lo acabas pagando. Enseñanza que los blancos sufrieron a balón parado con un poco ortodoxo pero efectivo cabezazo de Etxeita.

Decidió quemar sus naves Zidane con la entrada de Mariano en aras de prorrogar un idilio con la heroica difícil de explicar. Lo batalló Ramos, pero quien lo consumó fue Benzema. El francés no variaba la quiniela con un derechazo que frustraba toda aspiración oscense y cerraba con triunfo un fatídico mes de marzo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.